La aracnofobia

La aracnofobia es el miedo (o fobia) a las arañas. Entre las fobias animales, la aracnofobia es una de las más extendidas. Las personas lo experimentan en diversos grados: en los casos más serios, sufrén un ataque de pánico que puede aparecer incluso al ver la fotografía de una araña. Las reacciones de las personas que sufren de aracnofobia resultan exageradas para los demás, e incluso para los mismos afectados, que procuran mantenerse apartados de los sitios en donde pueden encontrarse arañas, o donde han visto telas de araña.

Según diversos estudios, parece que el miedo a las arañas es algo innato, fruto de la herencia y transmitido de padres a hijos como un elemento que favorecía en el pasado la supervivencia.

Los síntomas de esta fobia incluyen sudoración, respiración rápida, taquicardia y náuseas. Este miedo a las arañas puede llegar a afectar la vida la persona que la padece al determinar el lugar donde elige vivir, los destinos para las vacaciones y el tipo de actividades en el tiempo libre.

Al ver una araña, sea del tamaño que sea, los que sufren aracnofobia se apresuran en deshacerse de ella pero siempre utilizando algún objeto para no tener que acercarse demasiado.

Su tratamiento, como el de todas las fobias, es de tipo psicológico. Lo normal es exponer al afectado a las arañas de forma gradual. Existen también técnicas de choque en las que, en vez de una exposición gradual, se enfrenta al fóbico a su miedo de una forma súbita y de gran intensidad.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.