Aracnofobia

La aracnofobia es una de las fobias más comunes y frecuentes, de echo, aproximadamente la mitad de la población sufre esta fobia. Se trata del pánico a las arañas, que se puede llegar a dar en menos o mayor medida.

El pánico que estas personas sienten hacia las arañas es totalmente irracional y exagerado, a lo que las personas que contemplan este fenómeno pueden considerarlo excesivo, aunque la verdad es que la persona que padece esta fobia le es prácticamente imposible controlarla al ver a una araña (sea cual sea su tamaño), por lo que suelen vivir evitando lugares donde puedan encontrarse con alguna, huir de los sitios con telarañas o del polvo. Hay gente a la que incluso con ver una araña en una foto o en un documental, le puede llegar a entrar el pánico.

Incluso una araña de juguete puede desencadenar en un ataque de aracnofobia para el fóbico, por lo cual, no es recomendable gastarle este tipo de bromas a un aracnofóbico, cuyos ataques se caracterizan por la sudoración, taquicardia, nerviosismo, palpitaciones, nauseas o incluso ataques fuertes de ansiedad. El cuadro sintomático es bastante amplio dependiendo del nivel de fobia que se tenga.

La aracnofobia puede incluso llegar a limitar la forma de vivir, pues la gente que padece esta fobia intenta a toda costa evitar sitios en los que puedan encontrarse a estos insectos, ya sea en cuanto a la hora de buscar un hogar o a la hora de irse de vacaciones o practicar ciertos deportes.

Lamentablemente no existe ningún tratamiento que acabe con la aracnofobia al cien por cien, pero si se observa que el aracnofóbico tiene un problema bastante importante a la hora de vivir con esto, se puede acudir a un especialista para tratar psicológicamente su fobia.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.