Razones por las que termina una PAREJA

Razones por las que termina una PAREJA

Existen razones verdaderas por las que una pareja finaliza. Generalmente las personas no saben poner en palabras lo que les sucede y ante esta situación suelen inventar motivos para sentirse protegidas.

Cada pareja es un mundo diferente y en cada una de las parejas suceden muchas particularidades, particularidades y características que van cambiando a lo largo del tiempo intentando adaptarse a las realidades y cambios que se van presentando. Esta realidad de la que los miembros de la pareja pueden culparse mutuamente sin darse cuenta haciendo responsable a la otra persona de los cambios. Así va pasando el tiempo hasta darnos cuenta que un día estamos junto con un verdadero extraño.

Estadisticamente podemos decir que año a año van creciendo la cantidad de divorcios, ademas de las rupturas que se van dando en las parejas que no están casadas. Dentro de esta estadística hay personas con muchos sentimientos y miles de razones que justifican las rupturas.

La falta de comunicación en las parejas

En ciertas oportunidades por temor a la reacción de la pareja las personas no se comunican. En ocasiones existen razones que no nos atrevemos a poner en palabras, a verbalizar.

Tanto en los vínculos de las parejas que acaban de empezar como en las relaciones más largas es frecuente que exista un gran temor a expresar los sentimientos. Este temor aparece principalmente cuando alguno de los miembros de la pareja tiene temor a ponerse en una situación vulnerable.

Se puede tener la sensación que dando a conocer su dolor o su alegría se le estará dando al otro información que lo volverá más vulnerable y frágil en el momento de una disputa. Por otro lado, si se dice la verdad tenemos temor de dañar a las personas que nos rodean. De esta forma silenciando lo que nos sucede tenemos la sensación de que comience una guerra de dolor y reproches. Así se van acumulando dolor y dolor.

Algunos expertos en la materia consideran que para no terminar sufriendo por amor la mejor forma de acabar con el amor es la indiferencia. En muchos casos la indiferencia suele mezclarse con el orgullo. Si esa es la actitud que ha tomado la otra parte de la personas suele devolverse. Pero también tenemos que tener en cuenta que la indiferencia no es la mejor solución ya que demuestra cierto grado de orgullo y hace a las personas más cabezotas.

Tener indiferencia hacia otra persona puede convertirse en el ácido más corrosivo que se puede dar en cualquier relación. Al ser indiferente uno manda un mensaje muy claro: no me importas. No importa lo que la otra persona piense, siente o haga, esto puede llegar a ser muy cruel.

La falta de compromiso

En ciertas ocasiones hay que entender esta falta de compromiso dentro de un contexto social. La mayoría de las parejas jóvenes tienen la sensación y actúan como si la vida no fuera muy larga, actúan como si no les quedara mucho por vivir, por probar, por eso no toman mayor compromiso con las personas con las que compartirán parte de su vida.

La falta de compromiso en muchas oportunidades van unido al miedo a perderse de las experiencias y a tener que brindar explicaciones en poco tiempo.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.