Las personas tímidas suelen procesar el mundo de un modo diferente

Los científicos han encontrado diferencias en el modo en que las personas procesan el mundo a su alrededor. Las personas introvertidas o tímidas procesan el mundo de un modo diferente, lo que hace que haya diferencias en cómo responden a los estímulos. Los científicos han llamado a estas personas altamente sensibles. Se trata de un rasgo de personalidad innato que se da en cerca del 20 % de las personas. Los niños altamente sensibles lloran con facilidad, les cuesta introducirse en situaciones nuevas, necesitan poco castigo y hacen preguntas inusuales o tienen pensamientos especialmente profundos.

La diferencia se encuentra concretamente en la atención al detalle. Las personas altamente sensibles tienen una mayor sensibilidad a los estímulos tanto externos como internos, incluyendo los sociales y los emocionales. Esta mayor sensibilidad a los estímulos se debe a una tendencia innata a prestar más atención a las experiencias y estímulos y a procesar la información con más profundidad. Tienen una mayor capacidad para captar detalles sutiles en su ambiente y procesarlos en profundidad.

Estas personas observan durante más tiempo antes de actuar, como si exploraran con sus mentes más que con sus cuerpos, les molestan más los ruidos o las multitudes, se ven más afectados por la cafeína y se sobresaltan con más facilidad. Prefieren tomarse más tiempo antes de tomar decisiones, son más concienzudos, necesitan más tiempo a solas para reflexionar y se aburren más fácilmente con las conversaciones intrascendentes o triviales.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.