Consejos para vivir sin estrés

estres-en-el-trabajo

Sentirse estresado es algo que todo mundo ha sentido alguna vez, aunque bajo el concepto de “estrés” no fueran conocidas hasta pocas décadas atrás, las situaciones que nos ponen en unos estados de nerviosidad y ansiedad que lo mismo resultan en sentirse deprimido que ansioso y que no ayudan en nada a nadie. El estrés es una forma de responder el organismo a la presión de las personas y el medio, controlarlo no es algo que podamos dejar a un medicamento o a otra persona, es algo de lo que debemos hacernos cargo nosotros mismos.

 Hoy en día se sabe que muchas condiciones de salud físicas tienen que ver con los nervios derivados de sentirse agobiado por las responsabilidades, inseguro sobre el control que ejercemos en nuestras vidas y capacidades. Por ello es conveniente tomar ventaja de algunos cambios que se pueden hacer en la vida diaria y que contribuirán no solo a simplificar nuestras actividades sino a evitarnos problemas físicos derivados del estrés y claro, los aspectos emocionales que la vida implica.

En este sentido, debes tener en cuenta que organizarte para evitar el estrés, es una de las mejores maneras de lidiar con el mismo. Por ello debes asumir que como humana olvidarás algunas cosas y no serás capaz de llevar a cabo todo como quisieras, por ello debes organizarte, llevando una agenda y haciendo un recuento de tus actividades, planificando y delegando logras reducir las situaciones que te hacen sentir tensa. Y organizarte implica también reservar tiempo libre para las cosas que te gusta disfrutar así liberas a tu organismo de la cauda de presión diaria en el trabajo y la vida diaria.

Mantener la calma para evitar el estrés, las personas que tienden a controlarse menos son las que a la larga sufren más del estrés. El estrés suele poner a una persona deprimida, ansiosa o malhumorada, parte de controlarse es asumir que estos estados negativos, te alejan de las personas y presentan una imagen distorsionada de ti, por ello atiende el consejo de hacer un alto cuando estás a punto de enfadarte o estallar con alguien, respira profundo, piensa en algo que siempre te calma, lo que podría ser un recuerdo infantil jugando en el parque o la sonrisa de los hijos y cuenta hasta 50, comprobarás cómo te calmas.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.