Conceptos y teorías de la motivación

  1. El concepto de motivación:

Definimos a la “motivación” como el proceso que explica la intensidad, dirección y persistencia del esfuerzo de un individuo para alcanzar la meta. Este término es muy genérico, así que nos centraremos en las metas organizativas para reflejar nuestro interés singular en la conducta relacionada con el trabajo.

Los tres elementos clave de nuestra definición son:

Intensidad, se ocupa de lo mucho que intenta una persona hacer algo. Una gran intensidad no provocará resultados favorables de desempeño laboral salvo que el esfuerzo esté canalizado en una dirección que beneficie a la organización. Por tanto tenemos que analizar la calidad del esfuerzo así como su intensidad. El esfuerzo dirigido a los objetivos de la organización, es el tipo de esfuerzo que debemos buscar.

Finalmente, la motivación ha de tener una dimensión de persistencia, es decir, un indicador de la duración con la que el individuo puede mantener su esfuerzo.

Teorías de la motivación:

Se formulan cuatro teorías sobre la motivación de los empleados, que han representado las bases sobre las que han crecido las teorías contemporáneas y que los directivos en activo siguen utilizando estas de forma habitual.

Teorías de la jerarquía de las necesidades: (Maslow) quién define que todo ser humano posee una jerarquía de cinco necesidades:

Fisiológicas: Incluyen el hambre, la sed la necesidad de cobijo, de tener relaciones sexuales y otras corporales.

De seguridad: Seguridad y protección ante los daños físicos y emocionales.

Sociales: Necesidad de afecto, de pertenencia, de aceptación y de amistad.

Estima: Los factores internos como el respeto propio, la autonomía y el sentido de consecución y los factores externos como estatus, el reconocimiento y la atención.

Desarrollo personal: La necesidad de convertirse en aquello de los que no es capaz; crecimiento como persona, consecución del potencial propio y la realización personal.

A medida que se satisfacen cada una de estas necesidades la siguiente pasa a ser dominante (el individuo va ascendiendo por la jerarquía). No obstante, aunque ninguna de las necesidades quedara totalmente satisfecha, las necesidades satisfechas sustancialmente ya no motivan. Así que si se quiere motivar a alguien, es necesario comprender en qué nivel de la jerarquía se encuentra, y centrarse en las necesidades de ese nivel  de uno superior.

Maslow separó las cinco necesidades en órdenes superiores e inferiores, formando parte de las orden inferiores (Fisiológicas y De seguridad), y las de orden superior (Sociales, Estima y Desarrollo personal).

La diferencia entre estos dos órdenes es que las de “orden superior, se satisfacen de forma interna por el individuo”, y las de “orden inferior, se satisface de forma externa, como el salario, contratos con convenios colectivos, y el cargo).

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.