ESQUIZOFRENIA, factores de origen y delirios

La esquizofrenia es una de las enfermedades mentales graves de las que más se discute en los foros de psiquiatría. Afecta distintas funciones de nuestro cerebro, como el pensamiento, la percepción de la realidad, las emociones y la conducta en general. Es una enfermedad cuyos síntomas se engloban dentro de los trastornos psicóticos, generando que el paciente pierda parcial o totalmente el contacto con la realidad que vive.

Causas de la esquizofrenia

Al igual que otros trastornos crónicos habituales, existen diferentes factores que influyen en el desarrollo de la esquizofrenia. Por ejemplo, los bebés pueden presentar lo que se conoce como ‘Factores de predisposición’ a la esquizofrenia. Estos factores pueden ser complicaciones obstétricas, perinatales o incluso factores de predisposición genética al desarrollo del trastorno esquizofrénico.

En niños pequeños, los factores de predisposición pueden ser un traumatismo craneal o reiteradas conductas violentas o negativas que demuestran una imposibilidad de mantener el orden, suelen darse principalmente en la época escolar.

En los adultos encontramos lo que se conoce como ‘Factores precipitantes’, y lo que hacen es desencadenar episodios de esquizofrenia que normalmente se desencadenan porque había factores de predisposición previos. Los adultos con situaciones estresantes vitales y que utilizan drogas ilícitas tienden a sufrir estos episodios.

Por último, los factores de mantenimiento son aquellos que impiden el correcto trabajo y tratamiento de esta enfermedad crónica. Se repite el uso ilícito de drogas que termina ocasionando la perduración del cuadro, síntomas negativos que se mantienen en el tiempo (como aislamiento social, pérdida de interés, abandono de actividades habituales y hobbis…etc.).

El desequilibrio químico

Además de un componente genético que puede promover la aparición de esquizofrenia, en la mayoría de los casos se ha percibido la combinación con consumo de drogas, acontecimientos estresantes, modificaciones en el patrón de sueño o factores sociales de extremo esfuerzo o competitividad.

Lo que se produce en el paciente es un desequilibrio químico cerebral que lleva a una alteración de los neurotransmisores, principalmente los que dependen de la dopamina y la serotonina (sustancias químicas del propio cerebro) que terminan desencadenan la esquizofrenia.

Los delirios de la esquizofrenia

Las ideas delirantes son uno de los grandes síntomas del brote esquizofrénico. La persona sostiene de forma firma su interpretación pese a la falta de lógica que uno pueda demostrarle. Los delirios parten de un análisis de la realidad interpretado de manera equivocada.

El delirio de persecución, donde la persona cree que está siendo vigilado o seguido por alguien o por una agrupación. Los delirios de grandeza en donde el sujeto afectado cree poseer poderes especiales o habilidades superiores a las del resto de los seres humanos. También son habituales los delirios celotípicos, donde el paciente ve señales de que está siendo engañado, o los delirios de perjuicio, donde el paciente siente que hay alguien buscando dañarlo de diferentes maneras.

Existen otros síntomas habituales para el trastorno esquizofrénico, pero los delirios son quizás los más evidentes. Las ideas alejadas de la realidad llevan a cambios de actitud y de personalidad que son totalmente evidentes de un trastorno mental de amplio espectro en los pacientes.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.