Enorme Tristeza Social ante la Muerte de Robin Williams

El cine es un ámbito que conecta de forma directa con las emociones. A través de una película, el espectador no solo recuerda qué le hizo sentir esa historia sino que también, recuerda con quién compartió esos momentos, si lo hizo solo, con amigos, en familia o con la pareja.

A través de películas podemos recrear pequeños espacios de nuestra vida que ocupan un lugar especial en el corazón.

Tabla de Contenidos

Las emociones que conectan con el cine

Hoy se ha ido un actor que conecta de forma directa con las emociones de muchos espectadores que rieron y lloraron con su capacidad interpretativa: Robin Williams nos ha dicho adiós a los 63 años de edad y ese adiós ha dado lugar a una enorme tristeza social porque en cierta forma, cuando un actor muere, hay una parte de cada espectador amante del cine que se apaga con él aunque la realidad es que la magia de las películas de un artista siguen ahí gracias a esa inmortalidad que otorga el cine cargado de historias que son irreales y que, sin embargo, parecen tan reales en el corazón.

Precisamente, porque conectan con la vida misma gracias a esa empatia que surge entre la historia de la ficción y el espectador. Sus películas nos recuerdan los beneficios de reírse, de sentir y de vivir.

Pero al mismo tiempo, la tristeza social asociada con la pérdida de un artista célebre conecta con los miedos humanos que cualquier persona tiene en su interior en relación con la brevedad de la vida, lo imprevisible del destino, el miedo a la muerte y las incógnitas que rodean a la existencia humana. Robin Williams se ha marchado para siempre y en su adiós ha encontrado un enorme agradecimiento por parte de aquellas personas que fueron felices viendo sus películas. En Psicología y Autoayuda te proponemos una película fantástica para reflexionar sobre el arte de ser feliz: El Indomable Will Hunting.

Tráiler de El Indomable Will Hunting


Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.