Adicción a la cafeína

Raro es la persona que no empieza el día tomándose un café, y es que sirve para despertarse, y despejarse del sueño, una manera de empezar el día con fuerzas, hasta ahí todo normal, como también lo es tomarse otro café, quizás a medio día o mientras se desayuna, en el caso que durante el otro café no se haya desayunado, tampoco escapa de la lógica tomarse dos cafés, lo que si comienza a ser un problema, es aquellas personas que son incapaces de estar un día sin tomarse ninguno, o las que durante el mismo suelen tomarse 6 o 7 cafés, lo que radica en una adicción, una adicción a la cafeína.

La cafeína es un estimulante del sistema nervioso central, por lo que estimula el cerebro, así como la zona digestiva, acelera el metabolismo y aumenta los niveles de serotonina (neurotransmisor que mejora el humor) en el cerebro. Por lo que tomado en cantidades elevadas puede provocar unos efectos negativos tales como:

– Taquicardia, ya que aumenta los latidos del corazón de manera más rápida.
– Sensación de irritabilidad.
Insomnio.
– Ansiedad y nerviosismo.
– Indigestión.
– Falta de concentración.
– Menor flexibilidad muscular.
Deshidratación.

A largo plazo, estos efectos en el organismo pueden tener fatales consecuencias, ya que un aumento del nerviosismo, unido al aumento del ritmo de los latidos del corazón, puede provocar una parada del corazón, llegando hasta la muerte. Hay que fijarse en el nivel de cafeína de los alimentos que tomamos, ya que siempre es aconsejable controlar estas cantidades.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.