Desconfianza en tu pareja

Tienes una pareja, eres feliz con ella y, realmente, no te da motivos para desconfiar: conoces a sus amistades, siempre te pregunta si te apetece ir con él, y no hay conductas sospechosas que te inciten a pensar en la infidelidad. No obstante, la idea se te ha pasado por la cabeza, tienes desconfianza en tu pareja y te atormenta. ¿Qué hacer entonces?

Razones por las que se produce la desconfianza

Puede que el problema no esté en la otra parte, sino en nosotras mismas. Si has tenido una relación anterior que ha acabado en infidelidad, puede que arrastres ese “miedo al engaño” y prefieras ser desconfiada antes de que la situación se repita. Es una manera de defendernos de un hecho del que ni siquiera hay indicios que se vaya a producir, un “por si acaso” que no nos deja disfrutar plenamente de nuestra relación.

Soluciones para superar la desconfianza

El problema es que tienes la autoestima baja o una gran inseguridad en ti (o ambas). Hay que hacer frente a este problema. Comienza a valorarte por lo que eres. Si tu pareja es maravillosa, no pienses “¿Cómo es posible que esté conmigo?”, sino calcula las virtudes que le atrajeron de ti. El que en el pasado tuvieras un episodio de infidelidad con otra pareja no significa que este hecho se vaya a extrapolar a todas tus futuras parejas (por mucho que digan, no todos los hombres son iguales). Acoge el presente con alegría y olvida el pasado. Y, por encima de todo, valórate.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.