La importancia de la MOTIVACIÓN

La importancia de la MOTIVACIÓN

La motivación es una especie de fuerza que es invisible y se encarga de empujar a las personas a llevar adelante una acción. Aparece como un estímulo que nos pone en movimiento y nos ayuda a determinar distintos aspectos de la autorrealización. En la siguiente entrada hablaremos acerca de la importancia y los fundamentos que tienen la motivación en las personas.

En términos generales podemos decir que la motivación de logro es la tendencia o el deseo de poder vencer los distintos obstáculos que se pueden presentar. Es proceso de tipo dinámico que se caracteriza por brindar energía y dirigir al organismo para poder alcanzar un objetivo, sea una meta o una necesidad psicológica u orgánica.

Funcionamiento de una motivación

La motivación suele nacer de una carencia o de un estado de necesidad. La motivación aparece cuando hay un estímulo interno o externo que nos genera un movimiento en la dirección que nos produce emociones positivas y nos aleja de los que provoca sentimientos o sensaciones negativas.

Pensemos que las emociones también tienen un fin adaptativo. En relación a los impulsos se puede decir que son desencadenantes del proceso de las motivaciones, en muchas ocasiones las personas se terminan moviendo por motivos internos o por impulsos.

Los expertos en la materia señalan que existen motivos primarios y motivos secundarios. Los motivos primarios son los que se tienen desde el nacimiento y se encuentran vinculados con la subsistencia. Entre los motivos primarios encontramos el hambre, sueño, sed y sexo.

El hambre tiene el objetivo de regular la ingesta de calorías con el fin de prevenir el déficit de energía que se requiere para poder sobrevivir. La sed aparece cuando baja la concentración de los fluidos corporales, tiene como fin la supervivencia de la persona. El sueño ayuda a la restauración psíquica y fisiológica, la sed y el sueño se relacionan de forma directa con la supervivencia. El sexo también es vital para la supervivencia de la especie.

Los motivos primarios son los que, desde que se nace, se vinculan con la subsistencia de las personas.

Los motivos secundarios son los que se van aprendiendo y no cuentan con un origen o base biológico. Se van determinando y adquiriendo gracias a la cultura. Este tipo de motivo se relacionan más con el desarrollo emocional de las personas. Se vinculan con la forma de ser, los anhelos, la identidad y el aprendizaje desde que una persona es pequeña.

Los motivos son muy importantes ya que nos definen hacia dónde queremos ir. Hacen funcionar el motor interno y nos ayuda a tener una sensación de autorrealización.

Una de las motivaciones es la del logro. Es la tendencia que tenemos las personas a ir por el éxito en situaciones que generan un reto, así se podrá obtener una satisfacción propia y sin tener en cuenta la aprobación externa. Se relaciona con la educación. Una investigación realizada en el año 1959 señaló que hay un vínculo entre la motivación de logro de los pequeños y la manera en que son educados por sus padres. Cuanto mayor sea la motivación y apoyo emocional mejores resultados se obtendrán.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.