Psicología Práctica para Superar el Síndrome Postvacacional

Psicología Práctica para Superar el Síndrome PostvacacionalCon la vuelta de las vacaciones y la llegada de la rutina llega ese síndrome que se ha vuelto tan cotidiano dentro del lenguaje psicológico a nivel coloquial como el síndrome postvacacional.

Con la crisis económica, este síndrome también se reduce ya que cualquier persona coherente es consciente de que es toda una fortuna tener trabajo, una fortuna por la que conviene dar las gracias a nivel interno, porque existen otros desempleados que no tienen esa suerte.

Cómo incorporarte a la oficina

1. En primer lugar, para superar el síndrome postvacacional conviene matizar que no lo sufre el cien por cien de los trabajadores, es decir, es algo excepcional. Lo que sí es normal es tener una pereza lógica y cotidiana ante el cambio de ritmo.

2. Todo proceso de cambio se vive mejor con un tiempo de adaptación. Es decir, date unos días para coger el ritmo y en menos de lo que piensas ya estarás totalmente actualizado en el ritmo de oficina.

3. El primer día de la vuelta al trabajo es un buen momento para reforzar el trato humano por encima del aspecto técnico. Habla con tus compañeros de trabajo, disfruta de los reencuentros.

4. Tómate las cosas con humor y piensa que ya estás entrenado a adaptarte a la rutina porque cada año, se repite la misma historia.

5. Cuida mucho tu aspecto físico, viste de una forma más cuidada porque ese es un síntoma de ilusión interna. Cuidar tu imagen a nivel externo también te anima a nivel emocional.

6. Llévate algo que te encante para tomar en la hora del almuerzo y motivarte.

7. Todavía hace muy buen tiempo, por tanto, regresa del trabajo a casa dando un tranquilo paseo para respirar aire puro, disfrutar del paisaje, ver otras caras.

8. Empieza el día poniendo una música enérgica y positiva en casa. Eso te dará fuerza. Hay música gratis relajante que puede ser útil para ti.

9. Puedes leer libros electrónicos gratis porque la lectura es un medio fantástico para liberar el estrés.  Existen libros divertidos aptos para desconectar de las preocupaciones, por ejemplo, Tengo ganas de ti.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.