Consejos de parejas para evitar RELACIONES TÓXICAS

Detectar que nuestra pareja tiene comportamientos tóxicos a veces es muy difícil, pese a que personas por fuera de la relación puede que lo detecten rápidamente. La clave para detectar, cambiar o terminar una relación tóxica está en nuestro interior. Hasta que no detectemos y activemos nosotros mismos, la relación tóxica puede continuar y seguir destruyendo nuestro entorno, nuestra autoestima y lo que nos rodea. Presta atención a estos signos de una relación tóxica.

1. Aislamiento del entorno

Sin saber muy bien porque, empiezas a alejarte de tu entorno, familias y amigos. Cada vez sales menos con tus compañeros de trabajo, no visitas con asiduidad a tu familia y empiezas a evitar a personas que a tu pareja no le gustan. En las relaciones tóxicas lo más habituales que una de las personas de la pareja no quiera que veas o quedes con otras personas, incluso si son de tu propia familia.

La clave a la hora de detectar un exceso de celo y cuidado sobre tu persona, es que la posesividad no es amor. Si tu pareja crees que eres de su posesión y puede elegir con quién vas a verte, cuándo y dónde, entonces estas ante el caso típico de una relación tóxica que debe ser abordada para corregirlo, de lo contrario puede terminar muy mal.

2. Actitudes controladoras

En la misma línea que la posesión y el control sobre tu entorno, las parejas tóxicas buscan tener el control de diferentes apartados de nuestra vida. Sea cómo nos vestimos, cómo nos maquillamos o cómo nos comportamos. Las personas controladoras tienen mucha inseguridad y en el constante control de todas las variantes buscan evitar un abandono repentino, pero ante semejantes actitudes lo mejor es cerrar el ciclo porque una persona con semejantes inseguridades no está preparada para estar en pareja y solamente agregará componentes tóxicos a tu vida.

3. Faltas de respeto ocultas

Otro rasgo distintivo de las parejas tóxicas es que hay faltas de respeto enmascaradas, ya sea como bromas u ocultas en comentarios al azar. Cuando en una pareja hay muchos insultos, hace falta recordar el viejo refrán que dice ‘entre broma y broma, la verdad asoma’. Es importante remarcar que en algunos casos, la persona que ejerce esta violencia puede no estar dándose cuenta, pero igual termina siendo tóxico y dañino.

Puede que haya problemas de comunicación, o que en su casa se hayan comunicado de esa forma desde siempre. Por eso, ante los primeros atisbos de violencia verbal es importante sentarse, hablar del tema y tratar de revertirlo. Esta es quizás la violencia más fácil de detectar y sobre la que se puede actuar rápidamente. De nuevo, siempre y cuando haya voluntad ya que las personas tóxicas a veces no quieren aceptar sus falencias y terminan tomando las críticas como ataques.

Teniendo estas características en cuenta, el mejor consejo que debes seguir es el de estar atento a tu pareja. Evitar la aparición de estos rasgos y tratarlos de inmediato. No te aísles de tus seres queridos y busca ayuda ante cualquier sospecha, la violencia se puede detener a tiempo, y una relación tóxica debe ser saneada antes de poder continuar.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.