Consejos para DISFRUTAR A PLENO LA SEXUALIDAD

Poder disfrutar al máximo la vida íntima y la sexualidad es uno de los grandes placeres de la vida del ser humano. Por esta razón, es importante aprender sobre sexualidad, sobre cómo se puede disfrutar según cada persona y así poder disfrutar de una de las dimensiones más alegres y bellas de la existencia, sin importar las diferencias de gustos entre un individuo y otro. ¿Qué es y cómo podemos empezar a disfrutar mejor nuestra propia sexualidad?

La influencia negativa de Hollywood y la hipersexualidad

Hoy en día los principales programas televisivos tienden a crear una imagen distorsionada de hipersexualidad en adolescentes y adultos, que termina generando complicaciones a la hora de adentrarse en el mundo de la sexualidad de manera sana. Jóvenes que creen que su comportamiento debe ser más acorde al de las series de adolescentes, con inicio precoz y a con una fuerte impronta de presión grupal. Sin embargo, la sexualidad va más allá, y debe volver a entenderse y disfrutarse de una manera menos distorsionada que en las series y películas.

El cerebro, nuestro órgano sexual más potente

Así se refería Silvia de Béjar en una cita de su libro ‘Tu sexo es tuyo’ acerca del cerebro. Cuando nuestra mente está cargada de culpas, prejuicios y estereotipos, y desde ese enfoque vivimos nuestra sexualidad, no obtendremos los beneficios y la satisfacción sexual que nos merecemos. Entonces, es hora de empezar una exploración diferente de nuestra propia sexualidad, de aquellos que nos erotiza, nos agrada, nos desagrada y nos inspira.

Consejos para una sexualidad plena

Lo más importante para el disfrute de la sexualidad es hacerle a caso al propio cuerpo. Aprender a conocer y aceptar nuestro cuerpo, generar autoconfianza y explorar también la masturbación y la auto-estimulación para poder saber más acerca de lo que nos gusta y cómo pedirlo también a nuestra o nuestras parejas.

Otra clave para una sexualidad plena es evitar la cosificación. Las personas involucradas en el acto sexual deben ser siempre libres y protagonistas de lo que está sucediendo. Escucharse y atender los deseos propios, y consensuar con el otro. Porque la sexualidad es para disfrutarla, y no para el sometimiento de una de las partes.

En los últimos años ha crecido la tendencia de la meditación para un mejor disfrute de la sexualidad. Esto se debe a la conexión entre cuerpo y mente, y el estado de trance y conexión especial que se puede lograr previo al acto sexual a través de la concentración y la meditación en general.

A estos consejos hay que sumarle la conciencia de un disfrute compartido el placer sexual, para mejorar la situación de la pareja al encarar el acto sexual. La reciprocidad a la hora de generar y recibir placer con el otro. Y por último, la confianza y la comunicación. Es fundamental desarrollar la confianza en uno mismo para poder comunicar a nuestra pareja aquello que queremos, poder desarrollar una confianza y un canal de comunicación para, de manera sana, empezar a disfrutar de los placeres de la sexualidad sin miedos y con confianza.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.