Como ligar en la playa si eres rellenito

Ligar en cualquier lugar es fácil si eres guapo, alto, delgado y musculoso, pero si eres rellenito también puedes ligar en la playa perfectamente si sigues nuestros consejos:

Será mejor optar por un bañador bermuda estampado que puede favorecer más…esos de marcas surferas y cómpralo más bien holgadillo para que no apriete y te pronuncie los michelines haciéndote lucir como una magdalena.

Es que el hecho de que estés “robusto” no significa que tengas que lucir demodé. Una apariencia pulcra y actual también puede jugar a tu favor al momento de ligar. Y cuando digo pulcra me refiero también a los pies, que como los exhibimos tanto cuando estamos en la playa es mejor que estén bonitos, una buena pedicura puede favorecer mucho.

Una depilación completa, incluyendo los gritos de dolor cuando te arrancan las tiras con cera, también es común actualmente, sobre todo entre los jóvenes.

Pero no hay que comerse la cabeza con esos kilitos de más que nos estresan tanto cuando vamos a ligar en la playa. Siempre nos queda el recurso de la personalidad simpática y divertida y de ese cliché tan socorrido de que “lo importante es la belleza interior”. En ese sentido, te recomiendo sonreir, sonreir mucho, con un gesto seguro y relajado en el rostro te será más fácil hacer el primer contacto visual que es básico para iniciar el flirteo o seguir estos consejos para seducir a una mujer.

Complementa tu jovialidad con una buena apariencia: las gafas de sol, unas buenas, con carácter y personalidad, las chanclas deben ser modernas, a juego con el bañador, la toalla unicolor, todo muy conjuntado y…un libro nunca debe faltar, uno muy intelectual, aunque después ni lo leas, pero es que a las mujeres nos suelen gustar los hombres divertidos, sensibles y cultos. Pero no te lleves una novela de Corin Tellado, llévate un best seller que esté de moda, en edición de lujo…para presumir de “chico solvente”….busca ligue.

No te quedes echado en la tumbona, parecerás perezoso, camina relajado de vez en cuando, da una vuelta, pero no vayas caminando y metiendo tripita que te podrías ver ridículo, quedarte sin respiración y desmayarte.

Por ratos quítate las gafas para hacer contacto visual y cuando lo logres acércate, no demasiado, en plan “Hola qué tal?”. No recurras a la frase tan trillada “nos conocemos verdad?” que te puede hacer pasar muy mal momento. Debes parecer más natural, más auténtico y positivo, dí por ejemplo: un día estupendo de playa no?.

Y por los kilitos, no te preocupes, aún tienes un par de meses para plantarles cara con una dieta y unas horas en el gimnasio. Pero no digas que empezarás el próximo lunes, como suelen decir muchos, empieza hoy, hombre…!

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.