Las peleas entre hermanos

Rivalidad, peleas y celos son tres de las causas de la rivalidad que muchas veces se produce entre los hermanos durante la niñez y la adolescencia. Uno de los hermanos cree percibir que el otro tiene más privilegios o atenciones por parte de sus padres, y ello puede propiciar el enfrentamiento que va desde las pequeñas discusiones hasta las peleas a golpes.

Las peleas, signo de competitividad

La pelea que se produce, verbal o física, no es necesariamente algo negativo, sino un signo de competitividad. Lo que ocurre es que se expresa de una manera más rudimentaria que en el caso de un adulto, ya que los niños no poseen todavía las habilidades y estrategias para resolver las discrepancias.

Cómo deben actuar los padres

La mediación de los padres no debe producirse, ya que, en la mayoría de los casos, es esta atención la que buscan los hijos. Actuar correctamente con los hijos puede implicar las siguientes acciones:

· Mantener a los hijos ocupados. Esto evitará los conflictos.
· Ignorar, en la medida de los posible, las riñas. Sólo intervenir si se sabe que uno de ellos ha sido una víctima injusta.
· Enseñar a resolver los conflictos, mediante juegos, por ejemplo.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.