Infidelidad

Siempre se dice que las acciones malas pesan más que las buenas. Esto es totalmente correcto. Una persona que le ha sido fiel a su pareja durante toda una década, una noche le es infiel, y esto destruye toda una vida de fidelidad y respeto hacia la otra persona.

Está claro que la infidelidad es uno de los principales motivos de ruptura. Pero si lo pensamos bien, ¿vale la pena echar a perder toda una vida juntos por una sola noche? Distinto es cuando por ejemplo, el marido o la mujer se fuga con su amante, ahí no hay vuelta atrás, pero si la persona vuelve arrepentida, ¿no vale la pena olvidar y perdonar?

Olvidar es difícil, perdonar lo es más aún. Pero se trata de la persona por la que lo hemos dado todo, y por la que hubiéramos seguido dando si no fuere por ese “percance” que ambos han sufrido. Pero las crisis siempre están ahí, ¿por qué no nos ponemos a pensar en las razones que le ha llevado a cometer adulterio?: la falta de comunicación, por ejemplo, suele ser uno de los factores que desencadenan la infidelidad; los celos, tú te llevas bien con todas, ahora voy y me acuesto con otro; incluso la falta de sexo, lo que no lleva implícito necesariamente la falta de afecto; o incluso la falta de afecto en sí, aunque se de la vida por una persona, si falta esto, le resultará mucho más fácil ser infiel.

Se tratan de cuestiones que debemos hacernos antes de cortar por lo sano y decidir tirarlo todo por la borda.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.