La ansiedad: Definición y consideraciones

La ansiedad es una respuesta automática producida en nuestro cerebro al reconocer una existencia de peligro. Se trata de una huída o evitación de situaciones que pueden conllevar riesgo.

Un cierto grado de ansiedad es bueno e incluso podríamos decir que necesario porque ayuda a formar el carácter de la persona, reforzando la creatividad e incluso ampliando el conocimiento.

El estrés puede provenir de situaciones o pensamientos que nos hagan sentir frustrado, furioso o ansioso. La ansiedad es un sentimiento de miedo, desasosiego y preocupación. La fuente de estos síntomas no son siempre fácil de conocer.

Consideraciones sobre la ansiedad

Los términos de ansiedad y estrés suelen ir muy relacionados, incluso en ocasiones no se diferencia, pero debemos tener en cuenta que el estrés produce ansiedad, pero el individuo que padece ansiedad no necesariamente padece de estrés. Ver artículo sobre Estrés y Ansiedad.

El estrés es una sensación en principio normal, que como hemos dicho en bajas dosis puede ayudarnos a hacer las cosas. Eso sí, el estrés no afecta a todo el mundo de la misma manera.

Muchas personas son las que sienten síntomas de estrés en su cuerpo, pudiendo experimentar dolor abdominal, dolores de cabeza y dolor o tensión muscular.

La mayoría de las personas han experimentado ansiedad alguna vez. Lejos de ser algo completamente negativo, la ansiedad permite que el organismo se ponga en alerta y active todos sus mecanismos de defensa ante una situación determinada. La ansiedad es una respuesta emocional, que variará según el estímulo que la produzca, y suele venir acompañada de sentimientos de inquietud, recelo, miedo y nerviosismo. Habitualmente está asociada a preocupaciones excesivas. Se puede considerar también como una expectación aprensiva.

Cuando estamos muy estresados podemos notar:

  • Frecuencia cardiaca más rápida
  • Latidos cardíacos saltones
  • Respiración rápida
  • Sudoración
  • Temblores
  • Mareos
  • tros síntomas también pueden ser:
  • Heces sueltas
  • Necesidad frecuente de orinar
  • Boca seca
  • Problemas para deglutir

Los síntomas de ansiedad en los niños pueden ser diferentes, e incluso pueden cambiar de uans personas a otras.

Se puede tener dificultades para concentrarse, sentirse cansado o perder el control con frecuencia. El estrés también puede causar problemas sexuales e incluso puede ocasionar problemas para conciliar el sueño o quedarse dormido y pesadillas.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.