¿Cómo desarrollar la creatividad de tus hijos?

Durante los primeros años de vida, los niños desarrollan su creatividad la cuál puede crecer o disminuir según los estímulos a los que se sometan.

A los niños los podemos estimular desde que nacen, desde los 0 a los 2 años de edad suelen ser curiosos y conforme crecen descubren aquellos que les rodea. Cuando están en edad escolar,  se van encontrando con problemas y utilizan su creatividad para dar soluciones.

Un ejemplo, es cuando le damos un juegue a un niño y él mismo empieza a jugar con él, sin nadie explicarle nada, podemos comprobar cómo está desarrollando su creatividad e inteligencia. Es curioso cómo encuentran soluciones a todo tipo de artículos convirtiéndolos en juguetes.

Y por supuesto, la creatividad no se debe reprimir, cuando los niños hacen preguntas no lo debemos de limitar, más bien todo lo contrario, los padres deben aprovechar para explotar la creatividad de sus hijos e incrementarla.  Si analizamos los adultos más creativos son aquellos cuyos padres les permitían preguntar sobre aquello que tenían curiosidad y motivaban a improvisar cuentos e historias.

Maneras de fomentar la creatividad de los niños

– No le digas qué dibujar o pintar, déjalo que eche a volar su imaginación. Anímale a tomar sus propias decisiones. Lo que ellos aprenden y descubren por sí mismos durante el proceso creativo es lo más importante. La independencia y el control son componentes importantes en el proceso creativo.

– No “arregles” sus dibujos. Los niños ven el mundo de forma diferente. Lo importante es que dé rienda suelta a su creatividad y que le preguntes qué está dibujando para que él identifique sus creaciones.

– Busca actividades artísticas que estén a su nivel.

– Ofrécele gran variedad de materiales y de experiencias creativas: trazar, pintar, esculpir, acudir a museos, trabajar con arcilla, etc. La plastilina es una gran opción ya que a partir de ella los niños empezarán a moldear sus propias figuras.

– Exhibe “las obras de arte” de tu hijo en casa. Muéstraselas a las visitas que llegan a la casa, sobre todo si tu niño está cerca y los puede escuchar elogiando sus trabajos.

– Incentiva su curiosidad. Aburrirse puede aumentar su creatividad, pero si no quiere indagar incentívalo por ejemplo formulando preguntas como: “¿Qué pasaría si las personas volaran?”, “¿en qué se parecen un gato y un elefante?”. Obviamente, no existen respuestas buenas o malas, lo que importa es que se les permita expresar o lanzar muchas ideas a partir de un tema, que utilicen su imaginación y encuentren múltiples respuestas a una pregunta.

– Deja que se equivoque. El miedo a fallar es un temor aprendido que los niños pequeños ni tienen. Ellos están dispuestos a realizar muchas preguntas y hallar respuestas que no necesariamente son las correctas. Lo importante es permitir que cometan errores, sólo así se constituirán nuevos aprendizajes.

– Inventad historias juntos. Busca dos palabras que no guarden relación aparente (por ejemplo, bruja y economía), y cread entre los dos un cuento en el que aparezcan ambas. Además de pasar un buen rato, se incentiva la capacidad de comprensión, abstracción y expresión verbal.

– Descubre sus intereses. Si, por ejemplo, le gustan los animales, puedes proponerle pintar un zoo o realizar un collage con fotos de animales que encontréis en las revistas… Sea cual sea la actividad que vayáis a realizar, enfócala hacia algo que a tu hijo le guste.

– Realiza actividades con tus hijos. Así lo aconseja Isabel Moltó, “si los padres dedican un tiempo a realizar actividades con ellos se suma el placer de dibujar o pintar con el rato que están juntos. A veces no todos los padres tienen ni el tiempo ni la paciencia de dibujar un elefante verde volador ni tampoco espacios donde pintar con pinceles pero sí se pueden hacer un montón de cosas con ellos en casa”.

– Apúntale a un taller de arte. Por ejemplo, como los que imparte Isabel Moltó. En ellos, se trabajan con diferentes soportes: madera, lienzo, todo tipo de papeles y cartulinas, alambres, gres, corchos, cables, cartones… y con esos materiales se realizan collages, esculturas, pintura, grabado, técnicas mixtas, etc. “Generalmente –explica- el tipo de talleres que organizamos están enfocados hacia el arte contemporáneo para niños de 4 a 12 años. El objetivo de estos cursos es introducir poco a poco conceptos del arte que están viviendo ahora, aprender diferentes técnicas y sobre todo jugar y divertirse, el arte nunca debe ser un rollo.

Fuente: todopapás fomentar la creatividad.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.