Cómo Evitar la Rivalidad entre Hermanos

Las relaciones entre hermanos son complejas. Más allá de las envidias propias de la niñez, el vínculo afectivo puede estar marcado por una rivalidad permanente en la que cada uno lucha por demostrar que es mejor que el otro o por ser más perfecto y tener más éxito.

Esta rivalidad tiene su base en el deseo de ganar la aprobación permanente por parte de los padres. Gestionar esta rivalidad para mejorar la relación entre hermanos es un requisito importante.

Consejos para evitar la rivalidad

1. En primer lugar, céntrate en crecer como persona y evolucionar a tu ritmo pero sin compararte con nadie más.

2. Tu hermano no es tu fotocopia sino alguien diferente y autónomo que tiene su propio camino.

3. Si buscas los puentes de unión que te unen a tu hermano te darás cuenta de que esos puentes son más importantes que las diferentes: los padres son un nexo de unión entre los hijos y aunque solo sea por ellos, es recomendable hacer un esfuerzo para mantener una relación cordial. Las discusiones constantes no compensan, al revés, desgastan a nivel emocional. Es mejor reducir la comunicación pero mantener el contacto que estar distanciado de un hermano al punto de no hablar nada en común.

4. Si no te apetece contar tus secretos a tu hermano no lo hagas. Puedes contárselos a tu mejor amigo. Existen muchos temas que pueden fortalecer la relación entre hermanos, como por ejemplo, compartir anécdotas familiares, recordar momentos de la niñez, celebrar cumpleaños familiares…

5. No esperes de tu hermano algo que no puedes esperar, es decir, algo que no encaja en su modo de ser habitual y en sus comportamientos cotidianos. Si esperas que se convierta en una persona distinta, entonces, te frustras. Valora todo lo bueno que hay en él y céntrate en sus virtudes para pensar en positivo.

La película Juntos y Revueltos que puedes ver actualmente n cines muestra la riqueza de las relaciones familiares.


Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.