La resiliencia: sobreponerse cuando todo sale mal

La resiliencia: sobreponerse cuando todo sale mal

A pesar de que las cosas anden mal, muy mal, las personas tenemos la capacidad de sobrevivir, estamos hablando de la resiliencia. Podemos ver que algunos hayan pasado por situaciones realmente extremas o por omentos sumamente traumáticas, por ejemplo afrontar la muerte de un ser muy cercano, o tener que afrontar una enfermedad grave, o pasar por un accidente que dejo una discapacidad. Frente a estas situaciones se puede salir fortalecidos, existiendo la posibilidad a enfrentar las adversidades y recomponerse.

Un punto importante sería contar con el apoyo de la familia o de amigos, y así pasar el momento de duelo mejor, con el tiempo la persona empieza a sentirse agradecida por estar vivo y empezará a centrarse en todas las cosas que va a hacer en su vida desde ese momento en adelante.

Capacidad de resiliencia

Cuando hablamos de resiliencia nos estamos refiriendo a la capacidad que tienen las personas de asumir, con flexibilidad, a situaciones límites y poder sobreponerse a ellas, incluso saliendo fortalecidos de estos procesos. Las personas que tienen la capacidad de recomponerse y reconstruirse.

Lamentablemente no todas las personas tienen esa capacidad, algunas personas no pueden sobreponerse a un trauma.

Características de las personas con resiliencia

Se realizaron diferentes estudios vinculados a la resiliencia analizando los diferentes factores sociológicos, psicológicos y fisiológicos, estudiando a las personas que lograron sobrevivir a experiencias traumáticas. En términos generales se pueden enumerar diferentes aspectos que favorecen la resiliencia, de ellos hablaremos a continuación

Uno de estos factores es haber desarrollado un apego seguro durante la niñez, un apego que se haya construido en base del desarrollo emociona, promoviendo un autoestima saludable, teniendo autoconfianza y una autonomía que permita explorar el mundo y afrontar diferentes situaciones.

Tener buenos lazos afectivos también es importante, las personas resilientes tienen buenos vínculos afectivos y emocionales con otras personas, ademas se rodean de personas que también sean rresilientes y resolutivas. Este tipo de personas son conscientes de lo fundamental que es en la vida contar con un apoyo social y tener fortaleza ante la adversidad, no dudando de pedir ayuda cuando lo necesitan.

Capacidad de vivir y disfrutar el momento: las personas con resiliencia tienen la capacidad de vivir el aquí y el ahora, estar con los pies en el presente. Ponen foco de atención en el momento actual.

El autoconocimiento nos permite saber quienes somos, cuáles son nuestros valores y la importancia que tienen ellos para nuestras vidas. Lo mismo sucede con la posibilidad de tener un buen nivel de autoestima. La resiliencia se encuentra vinculada con un autoestima saludable, una correcta autoconfianza, autorespeto, autoconfianza.

Son personas que confían en que sabrán como resolver las cosas y superar las situaciones que se les presentan, por más que se escapen a su control total.

Flexibilidad de pensamiento: las personas resilientes pueden escuchar y tienen flexibilidad frente al cambio, si bien son constantes y perseverantes en sus objetivos pueden re calibrar el rumbo cuando ven que los resultados no son los esperados, también saben retirarse a tiempo o cambiar el camino en el caso de que sea necesario.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.