Ejercicios para fortalecer el AUTOESTIMA

Ejercicios para fortalecer el AUTOESTIMA

En la siguiente entrada hablaremos de un tema muy importante: la autoestima. Te enseñaremos a realizar algunos ejercicios para que puedas incrementar y fortalecerla. Tengamos presente que el autoestima es uno de los grandes pilares del equilibrio emocional, por su importancia ha sido estudiada por muchas corrientes de la psicología.

Antes de comenzar a realizar a hacer ejercicios es necesario aclarar algunos aspectos sobre el concepto de autoestima: en primer lugar tenemos que aclarar que el autoestima es algo dinámico, se va desarrollando a lo largo de la vida y no se trata de nada estático y varia según las circunstancias.

El autoestima se empieza a formar en la infancia, es muy importante en el desarrollo y las experiencias tempranas y puede condicional la manera de vernos a nosotros mismos, las valoraciones y las opiniones que se reciben a edad temprana se va creando una imagen de nosotros mismos, poniendo ciertas ‘etiquetas’ que en ciertos casos llegarán a condicionar la forma en la que nos percibimos a nosotros mismos.

Cuando se pasan por experiencias negativas o destructivas, se sufren abusos o rechazos nuestra autoestima se puede ver afectada.

Cuando se habla de autoestima no se refiere solo a quererse a sí mismo sino que engloba todos los sentimientos, sensaciones, opiniones y actitudes que se fueron acumulando a lo largo de los años.

El autoestima sana y positiva puede ser el motor que nos ayude a conseguir las metas, nos de seguridad, valor, identidad y competencia personal para poder afrontar los problemas cotidianos. Siempre existirán fluctuaciones en cómo nos percibimos a nosotros mismos, esto es normal, el problema aparece cuando las fluctuaciones son pronunciadas o cuando todos los pensamientos se vuelven negativos.

Ejercicios para el autoestima

Un buen ejercicio consiste en autoanalizarse, parar, tomarse el tiempo para reflexionar. Estos son hábitos que tenemos que implementar y acostumbrarnos a realizarlo de manera frecuente. Analizar y estudiar cómo te tratas a tí mismo.

El autoestima se manifiesta principalmente en nuestro lenguaje interno, en la manera en la que nos hablamos a nosotros mismos. Suele pasar que en lo cotidiano le demos más importancia a los mensajes negativos, a las criticas, a la frustración y no siempre a lo positivo. Los elogios y una buena motivación junto con los mensajes de autoconfianza quedan opacados cuando aparecen frustraciones o mensajes negativos. Lo malo puede llegar pesar más cognitivamente y es más fácil de recordar que las cosas buenas.

Otra buena medida es la de analizar las etiquetas y cuestionarse de dónde vienen. De dónde vienen las creencias o las valoraciones negativas que se tiene de uno mismo, cuándo ha sido la primera vez que se ha escuchado o cuando empezaste a mencionar esas ‘etiquetas’. También preguntarse que ‘me dice’ mi autoestima y qué inseguridades o miedos se crean.

Cada uno de los ejercicios se deberán hacer al menos un par de semanas al menos, tomándose el tiempo necesario para cada uno. Se aconseja trabajar por escrito e incluso anotar impresiones o nuestro dialogo interno.

Hagamos un listado de nuestras fortalezas. En muchas oportunidades solemos recordar las críticas, las cosas que hacemos mal, lo negativo, pero nos olvidamos de nuestros éxitos, halagos y elogios. Para eso te invitamos a hacer una recopilación para así darles más peso.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.