Saber compartir

Compartir algo con otros nos hace sentir muy bien, quizá no siempre a corto plazo, pero sí con el tiempo, ya uqe las relaciones se equilibran y tienden a crecer cuando se comparte.

Si compartimos, tenderemos a recibir, como mínimo, lo mismo que hemos dado; si este intercambio básico se produce, la relación funcionará pero no evolucionará. “Sin embargo -asegura Helena Ruiz, psicóloga y entrenadora de EMDR-, si recibimos más de lo que hemos dado, aparece un sentimiento positivo de deuda que nos impulsa a esforzarnos por satisfacer al otro en mayor medida y la relación evoluciona y nos hace sentir queridos e importantes para los demás, aumentando nuestro bienestar social y nuestro crecimiento personal“.

aprender a compartir

Este cambio es un proceso que no ocurre de un día para otro, pero ¿no es verdad que para empezar a andar siempre hay que dar un primer paso?

También la calma contribuirá a tu bienestar.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.