Diferencias en la percepción del DOLOR, con intencionalidad duele más

El dolor no se trata de una percepción objetiva, sino que hay numerosos componentes subjetivos que lo hacen más o menos intenso de acuerdo a cada persona. Los factores psicológicos influyen en amplificar o en reducir la sensación de dolor, y por eso encontramos objetos muy particulares en el día a día, como cuando un ser querido nos toma la mano y la percepción del dolor se reduce.

Dolor 1

Los principales estudios psicológicos han demostrado que los estados mentales de las personas alteran de formas notables la percepción del dolor, y por eso se busca relajar a las personas para que los sensores de dolor trabajen con menor intensidad. Cuando estamos enojados, las punzadas de dolor pueden ser mucho más fuertes. En un nuevo avance para comprender el dolor y su percepción, un estudio de la Universidad de Hardvard reflejó que nuestra percepción de la intención de los otros, también puede influir en la intensidad del dolor. ¿Qué quiere decir esto? Si pensamos que una persona nos hace daño a propósito, sentiremos el dolor con mayor intensidad.

El estudio

Los investigadores reclutaron a 48 personas y se les asignó un compañero que podía administrarles un tono audible o una descarga eléctrica. A algunas personas se les dijo que el compañero tenía la posibilidad de elegir o no la descarga eléctrica, pero a otros les dijeron que no había elección.

El voltaje de la descarga era el mismo en los dos grupos, pero el estudio determinó que las personas que pensaban que el compañero les daba el toque eléctrico a propósito, sentían el dolor de forma significativamente más alta. En cambio, los que pensaban que la descarga no era voluntad del compañero se fueron acostumbrando a las mismas y las calificaron como ‘paulatinamente menos dolorosas’.

Este estudio permite comenzar a abrir el abanico del estudio de percepción del dolor desde un punto de vista psicológico. Nuestra experiencia con el dolor y el sufrimiento dependerá mucho de pensar que alguien nos ha provocado dicho dolor con una intención plena. El dolor intencional no solamente se percibe con mayor intensidad, se mantiene estable. Por otra parte, con el dolor involuntario podemos llegar a acostumbrarnos y se reduce la molestia generada.

Dolor 2

Repetición y dolor

Hay psicólogos que consideran que la diferencia en la percepción del dolor responde a un mecanismo evolutivo que nos ayuda a garantizar la supervivencia. Cuanto más nos duele algo, más posibilidades hay de que nos demos cuenta y hagamos todo lo posible para encontrar la causa y erradicarla.

En cambio, si el daño es accidental, lo más probable es que ocurra una sola vez y no habrá necesidad de hacer nada más al respecto. Si una persona nos pincha por error, lo más probable es que no vuelva a suceder.

Para sobrevivir, nuestro organismo nos prepara para responder a un daño intencional. Incrementa el umbral de dolor y lo mantiene estable para estar alertas ante una amenaza a nuestra supervivencia. Entonces, una nueva forma de entender el dolor y porque cada persona lo percibe de manera diferente en cada situación específica.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.