Factores que pueden influir en el poker “psicológico”

El poker es un juego en el que intervienen infinidad de factores al margen del azar, siendo precisamente ese desligamiento de la simple suerte lo que lo hace tan fascinante. Así, en cualquiera de sus modalidades tienen un gran peso aspectos como la estrategia, la psicología, la gestión del riesgo e incluso aunque pueda parecer exagerado cuestiones como la alimentación, la hidratación, la forma física y la vestimenta.

psicologia en el poker

Una actividad que requiere de una alta capacidad de concentración

Como bien saben los mejores jugadores de poker si hay algo por lo que se distingue en cualquiera de sus variedades es por su exigencia mental, requiriendo de unas altas capacidades de concentración que permitan pensar y calcular con rapidez. Además, si hay una vertiente que siempre esta omnipresente en este juego es la psicológica, siendo fundamental tanto la fortaleza mental propia como la habilidad para interpretar el estado de ánimo del contrario a través de sus gestos, o simplemente empatizando con él en función de los avatares que esté teniendo su partida.

El peso de los aspectos tácticos y estratégicos emparentan al poker con el ajedrez

Asimismo, también adquieren una gran relevancia los factores tácticos, y cómo se va modulando la estrategia según el decurso del juego y las sensaciones que transmiten el resto de jugadores. Por todo ello, el poker tiene mucho en común con un deporte de gran exigencia mental como es el ajedrez, lo que explica que la preparación de los jugadores profesionales tenga muchos puntos concomitantes con la de los ajedrecistas. De ahí que, sin ir más lejos, cada día abunden más los jugadores de poker que preparan sus torneos analizando partidas jugadas tanto propias como de rivales.

Factores externos que influyen en la preparación de los jugadores de poker

Todo esto explica también que para conseguir una buena preparación cobren una gran relevancia factores externos como:

Una buena alimentación

Seguir una dieta equilibrada repercute a todos los niveles, ya que la carencia de nutrientes básicos o los déficits de vitaminas influyen en la agilidad mental. Además, los jugadores que gozan de una buena forma física resisten mejor el cansancio inherente a las partidas prolongadas, resultando capaces de mantenerse más clarividentes y no incurriendo en errores achacables al agotamiento.

Ejercicio físico

Al margen de la dieta, el otro factor clave para el estado físico es el ejercicio, que no solo confiere al jugador una mayor resistencia que le facilita mantener la concentración en partidas maratonianas, sino que también influye positivamente en su estado de ánimo, algo que tiene mucha influencia en un juego como el poker.

Hidratación

Este aspecto que puede parecer obvio es fundamental durante el desarrollo de las partidas, ya que para los jugadores más novatos es relativamente fácil dejarse llevar por la emoción de las manos y olvidarse de hidratarse adecuadamente. Hay que evitar las bebidas alcohólicas que afectan a la capacidad de pensar con claridad y además tienen un efecto euforizante primero y depresor después. Igualmente, es recomendable prescindir de sustancias excesivamente estimulantes como la cafeína, y si acaso apostar por otras de efecto más moderado como la teína.

Ergonomía

De modo similar, tiene su influencia la capacidad del jugador para mantener una postura corporal correcta, para no dar lugar a que con el paso de las horas aparezcan molestias físicas como dolores de espalda y de cuello que comprometan el rendimiento en la partida.

Igualmente, otros aspectos que tienen en cuenta muchos jugadores expertos son la vestimenta, particularmente en lo relativo uso de gafas de sol para no dar pistas al rival mediante la mirada, o de ropa amplia y capuchas para procurar emitir el mínimo lenguaje corporal posible.

Cálculo de riesgos

Con todo, aunque todos estos factores externos tengan una apreciable repercusión, por sí solos no son capaces de hacer que un jugador de poker tenga éxito, adquiriendo en este sentido mucha relevancia habilidades que forman parte de las reglas del poker no escritas como el cálculo de riesgos, o lo que es lo mismo la capacidad que tiene un jugador para discernir si merece la pena ir a una mano, arriesgar con un farol o ver las cartas de un contrario.

Para todo ello interviene el cálculo matemático, pero también la intuición, teniendo por su parte este ‘sexto sentido’ un indudable componente innato y otro que viene dado por la experiencia.

Además, al margen de todo lo referido sobre la confluencia de factores estratégicos, psicológicos y físicos, el poker como todo juego de azar tiene su parte imponderable que viene determinada por la suerte, así como por otros aspectos que resultan difíciles de medir, como por ejemplo los cambios que se producen en el comportamiento humano cuando entra en juego la adrenalina inherente a cualquier actividad que depara mucha emoción.

En esto radica precisamente la magia del poker, en las distintas vertientes que tiene tanto tangibles como intangibles, que se pueden encontrar por igual en las distintas modalidades, ya se juegue de manera online o de forma presencial.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.