La obsesión de arrancarse el pelo: tricolomanía

La obsesión de arrancarse el pelo: tricolomanía

En la entrada del día de hoy nos referiremos a la tricolomanía, una extraña obsesión de arrancarse el cabello. Está considerado como un trastorno obsesivo que es mucho más común de lo que se espera, se expresa de forma impulsiva.

Muchos de los que lo desarrollan o padecen tienen una gran tendencia de arrancarse el cabello de la cabeza, cejas, bigotes, barba, pubis, etc dejando las zonas sin ningún bello o cabello, es normal que en estas acciones se dejen heridas.

En este tipo de conducta existen diferencias basadas en el género. Los hombres lo hacen con mayor frecuencia con los pelos de cualquier parte del cuerpo, en el caso de las mujeres se enfocan más en la cabeza. Existen mayores posibilidades de recuperarse cuando la manía empieza a las edades más tempranas.

Si se presenta en la infancia el paciente podría arrancarse sus propios pelos, pero también los de sus amigos o hermanos. Es muy importante llegar a distinguir entre un problema que pueda tener el niño y un comportamiento de imitación de algún familiar o un amigo que haya visto hacerlo, en este caso será mucho más fácil de corregir la conducta.

Esta conducta les genera cierto grado de satisfacción mezclado con una gran carga de ansiedad (en algunos casos de euforia), al hacerlo se les da un gran grado de satisfacción y de alivio donde descargan las energías y los impulsos.

Se trata de un hábito o una manía que, afortunadamente, es corregible, pero es necesario revisar las zonas calvas por un médico dermatólogo que verifique si existen otras enfermedades como la alopacia o alguna otra similar que genere la pérdida del cabello. Además, será necesario detectar si se trata más de un problema físico que uno psicológico o psiquiátrico.

Muchas de las personas que pasan por eso pueden estar atravesando situaciones de ansiedad o tensión, como estar presionados por deudas, exámenes o no estar adaptados a algún lugar, también puede ser consecuencia de graves casos de estrés.

Un punto clave es que este tipo de enfermedad se puede desarrollar en la infancia o en la adolescencia, ya que es más común en esta etapa de la vida por las diferentes situaciones que se pueden enfrentar, es más común en las mujeres.

En el momento de realizar este tipo de actividad la persona se encuentra a solas, generalmente realizando sus actividades cotidianas mientras comienza a arrancarse el cabello sin darse cuenta.

Tratamiento para la tricolomanía

Para este tipo de trastorno se puede llevar adelante una terapia cognitivo conductual donde se busca cambiar las ideas que provocan este tipo de comportamiento, un punto clave sería poder disminuir las causas que hacen ejecutar la acción, las terapias de conducta son las más adecuadas para crear un aprendizaje como relajarse o poder controlar los impulsos.

En el caso de que no se trate a la persona que lo padece pueden aparecer sentimientos de culpa y vegüenza al repetir la acción, demás de un desgaste en su apariencia, lo que generará a que se termine aislando, a no querer hacer más sus actividades. Poco a poco se podrá convertir en una persona disfuncional y puede aparecer cuadros de depresión.

Para los tratamientos se emplean diferentes técnicas, entre ellas la inversión del hábito, técnicas de relajación, ensayo simbólico.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.