Dipsofobia

Como muchas fobias raras y poco comunes, el miedo a beber también es considerada una fobia, que recibe el nombre científico de “Dipsofobia”. La fobia a beber es algo bastante peligroso, pues la persona que la padece podría llegar a deshidratarse en cualquier momento. Las personas que tienen esta patología no pueden beber nada líquido (agua, refrescos, zumos…) por miedo quizás a atragantarse o a sufrir una hiper-hidratación (hidratación en exceso). Esta fobia también interviene negativamente sobre su vida social, como la gran mayoría de las fobias, pues no podrán beber cuando salen a comer o a cenar en algún restaurante ni vino, ni champán en las celebraciones, incluso ni siquiera tendrán la posibilidad de salir con los colegas a “tomarse algo”, pues no podrán tomar nada a no ser que sea sólido.

Estas personas, lo que hacen para poder sobrevivir es consumir alimentos altos en agua, como frutas tropicales, como pueden ser el mango o la papaya, o frutas que contengan mucha vitamina C o zumos, como las mandarinas, los tomates o las naranjas. Evidentemente, queda un poco “raro” por así decirlo, salir a tomarse algo y pedirse una naranja, por lo cual, estas personas suelen excluirse erróneamente de la sociedad, para no tener que salir de copas o de cafés y así no tener que pasar “vergüenza”. Se trata de una manera de excluirse de la sociedad que es totalmente errónea, pues es la sociedad la que debería aprender a aceptar enfermedades como esta, y saber brindarle a quien lo padezca el apoyo que sea necesario.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.