10 hábitos para gestionar las finanzas personales de la mejor manera

Cuando pensamos en la economía y las finanzas personales del hogar debemos tener en cuenta muchos aspectos. Si establecemos un orden adecuado al administrar las finanzas de nuestra familia vamos a vivir más tranquilos y mucho mejor.

Las finanzas personales constituyen la gestión financiera de nuestra familia o nuestro hogar. Administrar los ingresos y los gastos de cada mes son el objetivo primordial de estas finanzas. Si logramos mantener el nivel de gastos por debajo de nuestros ingresos mensuales nuestro panorama financiero va a ser favorable y vamos a poder aumentar nuestros recursos a largo plazo en el futuro.

Para lograr esto puede que tengamos que sacrificar algunas cosas y gastos que son importantes para nosotros y también dedicar una porción de nuestro tiempo a la organización y el orden de nuestras finanzas personales.

como gestionar mejor las finanzas personales

Hay varios elementos a tener en cuenta para la gestión de nuestras finanzas personales. Para poder llevar a cabo un equilibrado y ordenado nivel de nuestras finanzas debemos cumplir con varias prácticas que tendrán que convertirse en hábito para evitar problemas en nuestra economía.

  • A continuación les compartimos diez hábitos para la gestión de nuestras finanzas personales:

1) Crear un presupuesto:

Como primer hábito para cuidar nuestras finanzas personales, la creación de un presupuesto mensual es nuestro puntapié para la organización de las finanzas. Si ubicamos cada gasto y somos conscientes de lo que debemos pagar cada mes vamos a conseguir una repartición exacta de nuestros activos y de esta manera saber cuánto dinero necesitamos para afrontar los gastos.

Con un simple archivo de Excel podemos comenzar a planificar nuestro presupuesto.

2) Pagar las deudas y evitar nuevas:

Ante la existencia de préstamos, créditos hipotecarios o deudas con las tarjetas de crédito, necesitamos realizar un plan de pagos aparte al presupuesto para poder disminuir estas deudas lo antes posible. Para esto podemos ordenar nuestras deudas de menor a mayor y centrarnos en pagar las deudas más pequeñas rápidamente para poder enfocarnos en las más grandes posteriormente con más recursos disponibles.

También es recomendable evitar deudas extra a las que ya tenemos hasta poder afrontar las mismas y no caer en un círculo de deudas que van a atentar directamente contra nuestras finanzas personales.

3) Ahorrar como prioridad:

El ahorro es una práctica financiera que debería ser prioridad en todos los casos, en mayor o menor medida. Separar parte del sueldo de cada mes en una cuenta de ahorro o también en tu propio hogar va a ser de gran ayuda ante los gastos innecesarios.

Si bien no estamos recomendando tener una práctica total de ahorro y destinar la mayoría de los recursos a un fondo de ahorro, un nivel medido y adecuado del mismo nos va a traer muchas ventajas a la hora de gestionar las finanzas.

4) Disminuir los gastos:

Otro de los hábitos que la mayoría de las personas deberían incluir en su día a día es la disminución de los gastos y el impulso de los mismos. Este impulso suele ser uno de los factores principales cuando tenemos problemas en nuestras finanzas y no llegamos a cubrir los gastos del mes. Actividades como salir a comer afuera muy seguido es uno de estos gastos. Si no logramos disminuir los gastos innecesarios nuestro presupuesto mensual también se verá afectado.

5) Gestionar los gastos y adecuarlos a tus posibilidades:

Gracias a la incorporación del presupuesto mensual podemos tener una gestión bastante controlada de nuestros gastos. Una vez que sabemos lo que debemos gastar por mes y cuánto es nuestro ingreso, es recomendable adecuar este presupuesto a nuestras posibilidades de ingreso y en lo posible no excedernos.

6) Invertir a futuro:

Para los jóvenes es muy recomendable pensar en el futuro. Empezar a invertir en la bolsa, en fondos de inversión o contar con una cuenta de ahorro es lo mejor para tener alternativas a la jubilación. Con tiempo y planificación se pueden conseguir buenos resultados a futuro.

7) Tener en cuenta los imprevistos:

En cualquier ámbito de la vida suceden los imprevistos, y las finanzas personales no están exentos de ellos. En este sentido si llevamos a cabo el hábito del ahorro podemos tener dentro del mismo una especie de “fondo de emergencia” ante cualquier situación inesperada a la que tengamos que responder con dinero.

8) Pagar a tiempo:

Para evitar intereses o deudas inoportunas e innecesarias, cuando recibimos las facturas por los servicios de la casa o recibos por algún tipo de servicio lo más recomendable es pagarlas en tiempo y forma. Podemos utilizar el débito automático para olvidarnos de esto aunque debemos estar atentos a aumentos o tarifas extra e incluirlos en el presupuesto mensual.

En el caso de utilizar dinero en efectivo para el pago de los recibos, podemos programarnos recordatorios y alarmas en el teléfono celular para no olvidarnos de los mismos.

9) Incrementar tus ingresos y tu patrimonio:

Si nos encontramos en problemas o muy justos a la hora de afrontar los gastos mensuales es recomendable aumentar los ingresos. Por medio de una promoción en el trabajo o buscando un trabajo extra y reduciendo la mayor cantidad de deudas que tengamos podremos afrontar y administrar de mejor manera nuestras finanzas.

10) Asesorarte brevemente sobre finanzas:

Si cuentan con un conocido que esté especializado en el mundo de las finanzas, nunca está de más asesorarse. Además de adquirir los hábitos anteriores para tener una mejor situación con las finanzas, la ayuda de una persona capacitada puede hacernos el camino mucho más rápido y fácil.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.