Problemas emocionales en una situación de estrés

Problemas emocionales en una situación de estrés

Existe cierto vínculo entre los problemas emocionales y el estrés, de este tema hablaremos en la siguiente entrada. Recordemos que el estrés es una sensación que tenemos cuando reaccionamos frente a diferentes eventos. El estrés es la respuesta del cuerpo cuando debe afrontar un desafío y se prepara para actuar en una situación dificil.

Los eventos que generan estrés en una persona puede ser diferentes, desde tener miedo ante un peligro físico hasta el temor a pasar por un examen o enfrentar situaciones nuevas.

El cuerpo de las personas responde a esta situaciones poniendo en movimiento algunas hormonas y el sistema nervioso. El hipotálamo se encarga de mandarle señales a las glándulas adrenales con el fin de generar más adrenalina y cortisol, y envíen estas hormonas a la sangre. Estas hormonas se encargan de incrementar la frecuencia cardíaca, la presión arterial y la frecuencia respiratoria. En esta situación se genera un ensanchamiento de los vasos sanguíneos permitiendo una mayor circulación sanguínea.

Ante esta situación el hígado se encarga de liberar parte de la glucosa que se almacena para incrementar la energía corporal. Todos los cambios físicos que se van dando preparan a las personas para reaccionar de manera rápida cuando aparece la tensión emocional.

Estos cambios y reacción aparecen como respuesta al estrés. Si todo funciona como se espera la reacción es la mejor manera para que la persona pueda funcionar bajo presión. Pero hay que tener en cuenta que la respuesta al estrés también puede provocar problemas cuando proviene del exterior.

La respuesta al estrés puede ser crítica frente a situaciones consideradas de emergencia, como cuando un conductor tiene que frenar rápidamente su vehículo para impedir un accidente. También es cierto que este sistema se activa más rápidamente si la persona esté tensa, aunque no corra un peligro real.

En estos casos podríamos decir que un poco de estrés puede ayudar a la persona a mantenerse atenta, preparada para preparar cualquier tupo de reto. El sistema nervioso vuelve a su normalidad preparado para hacerle frente a nuevas situaciones cuando sea necesario.

Pero, es importante tener en cuenta, que el estrés no siempre es una reacción a los casos momentáneos o inmediatos. Algunos eventos que se van generando de manera progresiva, como una separación o la posibilidad de cambiarse de barrio o país también pueden provocar estrés de poca intensidad, pero perdurable generando que las personas tengan ciertas dificultades. El sistema nervioso siente una tensión continua y se mantiene activo para la continua liberación de las hormonas adicionales durante un período de tiempo más o menos prolongado.

Esta situación puede llegar a provocar un agotamiento de reservas del cuerpo haciendo que la persona esté agotada o abrumada, debilitando el sistema inmunológico del cuerpo, provocando problemas.

En algunos casos puntuales podemos decir que existe una sobrecarga de estrés. Como dijimos anteriormente, una pequeña cantidad de estrés podría ser considerada como buena, pero nadie se va a beneficiar con excesos de estrés. En claro ejemplo: sentir un poco de estrés si se tiene un examen es normal y puede motivar a estudiar un poco más, pero si el examen genera mucho estrés la persona no llegará a concentrarse lo necesario y seguramente los resultados no serán buenos.

Aquellas presiones que son realmente extremas pueden perdurar a lo largo del tiempo, a lo problemas que se deben afrontar sin contar con ayuda, esto puede provocar una sobrecarga de estrés. En algunos casos el estrés extremo puede requerir de una atención especial, el trastorno post traumático es una reacción importante que puede darse en personas que han pasado por una situación realmente traumática.

Foto | Pixabay

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.