Qué es el Síndrome de Estocolmo

0

Secuestro 1

Cuando hablamos del Síndrome de Estocolmo nos estamos refiriendo a un término que se emplea para describir un vínculo positivo que se da entre algunas víctimas de secuestro y los secuestradores.

Para los expertos en la materia se trata de un trastorno psicológico temporal que consiste en que la persona que es secuestrada crea lazos de afecto con sus secuestradores, esto se presenta tanto durante el secuestro o después de ser liberada.

En algunos casos las personas tienen cierta empatía con la conducta de los secuestradores y se llegan a identificar con sus ideas, incluso llegan a apoyar la causa de su secuestro. Se estima que el síndrome tuvo su origen en la ciudad de Estocolmo en el año 1973 cuando tuvo lugar el primer secuestro que se tomó como modelo para este trastorno y fue nombrado por primera vez por el profesor Nils Bejerot, quien se especializaba en las investigaciones adictivas.

Secuentro 2

Causas del Síndrome de Estocolmo

Dentro de la causa objetiva de este síndrome es el secuestro, siendo este un acontecimiento traumático para la persona que lo sufre. Es un trastorno pasajero que se da en las personas que son raptadas contra su voluntad, quienes en un comienzo temen por su vida pero a medida va pasando el tiempo se va creando un contacto con el raptor estableciendo una relación positiva, y así creen que el riesgo deja de existir.

Se considera que las victimas pueden llegar a tener este síndrome como un mecanismo de defensa y una manera de sobrevivir. El síndrome puede ser sufrido tanto por los secuestradores como por los secuestrados y no se da en todos los casos, ya que para que este aparezca deberán darse ciertas condiciones, entre ellas:

  • El secuestro deberá tener un fundamento ideológico que lo sustente, ya sea político, social o religioso
  • Personas que tienen un entorno social reducido
  • La acción del secuestrador no tiene que ser violenta
  • El contacto entre la victima y el secuestrador tiene que ser directo y continuo

Es importante que en un principio la víctima piense que su vida está en peligro para que más adelante la situación pueda cambiar y sienta que el secuestrador le pueda dar seguridad

Síntomas del Síndrome de Estocolmo

En este trastorno se ven claramente tres síntomas:

  • Sentimientos benevolentes
  • Justificación al secuestrador
  • Permanencia de los sentimientos

En relación a los sentimientos benevolentes la persona va adquiriendo sentimientos de comprensión y generando lazos afectivos con su secuestrador.

En el momento de justificar al secuestrador la persona empatiza y llega a apoyar la causa del secuestro.

Dentro de la permanencia de los sentimientos la persona continua manteniendo los sentimientos positivos hacia el secuestrador, incluso cuando ya ha sido liberado.

Tratamiento del Síndrome de Estocolmo

En estos casos se necesita de un tratamiento específico, ya que con el tiempo y después de recuperar la vida rutinaria los sentimientos positivos hacia el secuestrador suelen desaparecer. Para para poder superar el trauma del secuestro en un comienzo se requiere de asistencia psicológica, siendo importante reelaborar la situación traumática, las consecuencias que se hayan generado y reestablecer los mecanismos de defensa que la persona que pasó por esta experiencia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here