Las Pesadillas. ¿Cómo Superarlas?

Ya comentamos las principales Causas de las pesadillas, pero… ¿Cómo superar mis pesadillas?

Las pesadillas son unos sueños que aparecen en la fase REM del ciclo y que suelen ser recurrentes, aparecen durante varias noches y provocan en la persona que los sufre sobresalto, agitación, miedo, taquicardias, etc. Habitualmente no se suele recordar el motivo de la pesadilla o se olvida inmediatamente debido a que se dan en una fase del sueño profunda. También es cierto que suelen aparecer más cercanas al amanecer y no tanto al inicio del sueño.

Características de las pesadillas
– Despertar brusco
– Ansiedad
– Temor
– Sensación de llanto
– Asfixia
– Latidos rápidos e inestables

¿Por qué se sufren pesadillas?
Según los expertos, las personas tienen pesadillas por uno de los siguientes motivos:
– un estado emocional débil,
– un recuerdo – consciente o subconsciente – de un acontecimiento traumático,
– un factor externo (por ejemplo, el ruido que hace la calefacción o aire acondicionado al apagarse todas las noches) del que las personas no son conscientes pero que detecta su cerebro, produciendo un cambio brusco en su sueño.
– una personalidad caracterizada por ansiedad, inseguridad o nerviosismo.

Situaciones que favorecen las pesadillas
– No existe un motivo concreto por el cual aparecen estas pesadillas o terrores nocturnos, sin embargo es cierto que lo facilitan ciertas situaciones como:
– Etapas de estrés laboral o familiar.
– Problemas emocionales, como la depresión.
– Accidentes automovilisticos o de otra índole.
– Tras haber presenciado una catástrofe o una desgracia, aparecen como parte del estrés postraumático.
– Problemas de carácter interpersonal: disputas, riñas, malos entendidos.
Cansancio y agotamiento.

¿Cómo se pueden controlar y curar las pesadillas?

Si sigues unas pautas las puedes evitar:
Partiendo de la base de que las pesadillas aparecen en determinados momentos de nuestras vidas y no es frecuente que se mantengan durante mucho tiempo, será necesario durante ese periodo mantener una higiene del sueño que nos permita retomar el ritmo que teníamos cuando dormíamos bien. Esta higiene del sueño se basa en pequeñas normas que relatamos a continuación:
– Acostarse todos los días a la misma hora.
– Llevar a cabo el ritual de todas las noches a la hora de dormir: ponerse el pijama, lavarse los dientes, apagar la lu, cubrirse con la sabana, hacer relajación, etc. Cada uno tenemos nuestro ritual, intentad seguirlo cada noche igual, facilitará el condicionamiento a un buen sueño.
– Evitad acostaros tarde los días entre semana para facilitar el descanso.
– Controlar el lugar donde dormimos y las condiciones: sin ruidos, temperatura adecuada, no mucha ropa de cama, pijama cómodo.
– Realizar una actividad aburrida antes de ir a dormir y evitad discusiones o estrés antes de la hora de ir a dormir, provocarán ansiedad y dificultaran el sueño.
– Cena ligera, ayuda tomar algo templado antes de ir a dormir.
– No asociar la cama con otras actividades : no comer, leer, ver televisión o trabajar en la cama.
– Una vez acostados practicar relajación ayudará a conciliar el sueño y a desconectar del estrés diario.

Si son recurrentes
Cuando las pesadillas son recurrentes y la persona recuerda la historia podremos realizar un recondicionamiento a la situación que le da miedo.

En primer lugar tendremos que redactar la historia con todo lujo de detalles tal y como la recuerda la persona. Después la separaremos en partes de tal manera que realicemos una escala en la cual se establece el nivel de ansiedad que le provoca a la persona cada parte de la historia, siempre de menos ansiedad a más.

Ayudados por la relajación y por la imaginación intentaremos rememorar cada fase de la historia de tal manera que se vea como algo real que está ocurriendo pero asociado a una situación de relajación. La persona se imagina su sueño, pero estando relajado, lo hace poco a poco avanzando de nivel a medida que va perdiendo ansiedad.

Otra parte importante será cambiar el desarrollo de la historia, de tal manera que tenga un final feliz, de esta manera la persona perderá el miedo a su pesadilla ya que la ha controlado y la ha cambiado a su gusto. Repetir la historia nueva cada día e imaginarla provocará un cambio en el sueño, ya que, como hemos dicho antes, el sueño es un reflejo de nuestro día a día.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.