Cuándo preocuparnos por la pérdida de la memoria

Cuándo preocuparnos por la pérdida de la memoria

En determinado momento de la vida la pérdida de la memoria nos debería comenzar a preocupar. Existen diferentes afecciones que pueden generar la pérdida de la memoria en el caso de los adultos mayores. En estos casos es imprescindible tomar cartas en el asunto y consultar con un profesional para tener un diagnóstico inmediato y poder recibir la atención adecuada.

Es normal que todos nos olvidemos de algunas cosas a veces. El tema es cuando esto se vuelve normal y cotidiano. Una parte del proceso del envejecimiento implica tener problemas en la memoria, lo mismo que tener un deterioro moderado de otras habilidades relacionadas con el razonamiento.

Pero debemos aclarar que hay una diferencia entre los cambios normales de la memoria y la pérdida de la misma como consecuencia de una enfermedad como el Alzheimer u otras enfermedades relacionadas. Afortunadamente alguno de los problemas de memoria son consecuencia de afecciones que si se pueden tratar.

Tengamos en cuenta que la pérdida de memoria normal vinculada con la edad no tiene que interferir con que se tenga una vida productiva y plena. En ocasiones las personas pueden olvidar el nombre de una persona, pero lo podrá recordar dentro del mismo día, también puede suceder que nos olvidemos donde dejamos las llaves o los anteojos, esto no es nada que nos tenga que llamar demasiado la atención

Estos cambios en la memoria pueden ser controlados y no llegarán a alterar la capacidad de vivir, trabajar y tener una vida social plena.

En otros casos más graves nos encontramos con la palabra ‘demencia’ la que se usa de manera genérica para describir un conjunto de síntomas, como la pérdida de la memoria, la pérdida de criterio o problemas relacionados con el lenguaje u otras habilidades del pensamiento. La demencia, por lo general, va empeorando con el paso del tiempo y va generando problemas en las habilidades de una persona en el trabajo y en su mundo social.

La pérdida de la memoria llega a afectar la vida cotidiana, este es uno de los primeros síntomas a los que se tiene que prestar atención. A continuación nombraremos algunos signos tempranos relacionados con la pérdida de la memoria:

  • Olvidar algunas palabras que se emplean comúnmente al hablar.
  • Realizar varias veces la misma pregunta.
  • Demorar mucho más de lo normal en realizar la tareas frecuentes
  • Mezclar palabras
  • Perderse mientras se sale a caminar o se conduce por una zona que es conocida
  • Tener cambios bruscos en el estado de ánimo o en el comportamiento sin tener ninguna razón aparente

Lamentablemente este tipo de enfermedad podría ir generando un daño progresivo en el cerebro y, como consecuencia, demencia. Entre las enfermedades más comunes encontramos la demencia vascular, la frototemporal, la demencia con cuerpos de Lewy, enfermedad de Alzheimer.

La patología o proceso de la enfermedad de cada una de las afecciones es diferente en algún punto. Tengamos presente que el deterioro de la memoria no tiene porque ser el primer signo, el problema de la memoria puede variar.

Actualmente tanto los médicos como los científicos se encuentran investigando acerca del deterioro cognitivo leve. Para muchas personas con el paso del tiempo los cuadros empeoran y se vuelven en una demencia a causa de la enfermedad de Alzheimer o en otros trastorno que genera demencia. En otros casos la pérdida de la memoria no llega a evolucionar demasiado y no se presenta la gama de los síntomas vinculados a la demencia.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.